Train the trainer

Muchas personas conocen un tema, pero eso no quiere decir que sepan cómo enseñarlo. Saber hablar en público y conocer una materia no garantiza la transferencia de conocimientos ni su aplicación. Entrenar a aquellos que entrenan es la clave para asegurar que todo lo que incorpore a su organización funcione de verdad. Tener entrenamientos de primer nivel es condición necesaria para que la cultura de una empresa y su conocimiento no se degrade de una generación a otra.

Algunas empresas eligen para transmitir conocimientos a quienes más dominan un área, pero si estas personas no están capacitadas para dotar a otros de ese saber, entonces se trata de tiempo perdido. La salida es sumar, a los conocimientos internos, una capacitación que le otorgue la tranquilidad necesaria para seguir mejorando a través del tiempo.

fear

Entre dos explicaciones, elige la más clara; entre dos formas, la más sencilla; entre dos expresiones, la más breve

Eugenio d´Ors

Qué obtendrá de este taller

  • Sus equipos incorporarán conocimientos rápidamente y usted ganará en resultados.

  • Sus entrenadores poseerán herramientas para que las lecciones impartidas sobrevivan al corto plazo. Esa es la base para obtener transformaciones significativas.

  • Los capacitadores sabrán cómo dar feedback correctamente y medir el progreso de los entrenados por diferentes vías.

  • Sus entrenadores romperán las cuatro tensiones que todos los participantes poseen al enfrentar una capacitación.

  • Sabrán cómo manejar a personas hostiles.

  • Incorporarán un estado mental que les permitirá diferenciar al coach, del facilitador, del speaker. Allí está la diferencia entre una clase aburrida, cuyos conocimientos se pierden, y un taller rico y recordado.

  • No es lo mismo impartir capacitaciones de mañana que de tarde. Manejar los tiempos de un taller es crucial.

  • Dominará la técnica 2D para evaluar el progreso en tiempo real.

  • Gracias al diagrama EDGE sabrá qué cosas impulsan a las personas a aprender cosas nuevas.

  • Enseñar y luego practicar, ¿esa es su única fórmula de capacitación? Es tiempo de conocer otras estructuras y tenerlas siempre a mano.

¡Hablemos!

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo

Benjamin Franklin